El pasado 23 de Enero Almaluz Díaz, Gerente de Relaciones Institucionales del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), me hizo llegar un paquete informativo sobre la Encuesta de Hogares (naturaleza, metodología, cobertura) y sus resultados más recientes (Diciembre 2005). El paquete viene acompañado por una nota sobre algunos aspectos técnicos que me gustaría resaltar.

En primer lugar, el levantamiento de las estadísticas del INE (desempleo, informalidad, ingreso familiar, tasas de actividad, entre otras) se lleva a cabo a lo largo de las 24 semanas que componen un semestre. Siendo así, no es del todo acertado realizar comparaciones intermensuales, porque si bien la muestra se encuentra bien distribuida a lo largo de seis meses, nada garantiza que esa distribución se mantenga en los meses previos a la culminación de cada estudio. Para sacar conclusiones sobre los movimientos de esas variables es necesario comparar períodos de cierre (Junio y Diciembre) en determinados años. Esta formalidad ha sido ignorada por el Presidente del BCV en su mensaje anual. Allí ha citado una cifra de creación de empleo que probablemente resulte de restar Diciembre 2005 – Enero 2005 (la cita fue de “más de 640.000 empleos”, en realidad esta resta da 871.342), cuando en realidad se ha debido sustraer Diciembre 2005 – Diciembre 2004 (37.908 empleos).

En segundo lugar, se resalta que “NO se consideran como ocupados a las personas beneficiarias de las misiones educativas dedicadas exclusivamente a estudiar”. Aclara la comunicación que “en este caso, se les considera como Inactivos”. Allí también se establece que en el caso de la Misión Vuelvan Caracas las personas no se consideran ocupadas hasta tanto no egresen del programa y completen la transición hacia la etapa de producción. En otras palabras, si bien quienes forman parte de las misiones no están incorporados como “ocupados”, tampoco están incorporados como parte de la fuerza laboral. Por esta razón, aunque sólo se crearon en el 2005 37.908 empleos, el desempleo reportado cayó 2.0%.

Durante el año, a pesar de que los mayores de 15 años crecieron en número mayor a quinientos mil (518.627), quienes buscan trabajo cayeron en casi doscientos treinta mil (228.588). Esta caída en la tasa de ocupación, o dicho de otra forma, incremento en el número de “inactivos” (747.215), se encuentra concentrada tanto en mujeres como en el grupo de edad de 15-24 años. Estos últimos son los principales beneficiarios de las misiones educativas (Robinson I y II, Ribas, Sucre y Vuelvan Caras).

Con base en esta información se pueden sacar dos conclusiones: 1) La caída en el desempleo es consecuencia de una caída inusual en el número de personas buscando trabajo, no se debe a la creación de nuevos puestos de trabajo. Los desocupados están cayendo porque dejan de buscar ocupación, no porque consiguen. 2) Sólo un porcentaje ínfimo de los beneficiarios de la Misión Vuelvan Caras ha completado la transición hacia el trabajo productivo (no está de más decir que estas conclusiones son mías, no pertenecen al reporte del INE).

En resumen, el conjunto de datos que me ha suministrado el INE confirma que a pesar de que la economía registró un crecimiento de 9.4% en el 2005, no se observa creación de nuevos empleos, ni tampoco variación en la relación de formalidad e informalidad. Agradezco al INE el envío de la información y la nota introductoria, después de todo, este tipo de respuesta civilizada no suele ser la norma por estos días. Sólo extrañé en el paquete alguna explicación formal de la fuerte caída en la tasa de actividad, es decir, el aumento inusual en el número de inactivos. En todo lo demás, se puede decir que estamos alineados.

Miguel Ángel Santos