El Instituto de Análisis Económico (IAE)ha cumplido esta semana 25 años. Para el cierre de esta ocasión sus dosinstituciones asociadas, la Universidad Autónoma de Barcelona (donde sehospeda) y la Universidad Pompeu Fabra, han organizado una mesa redonda paradiscutir las salidas a la crisis (“más allá de la reforma laboral”). Losparticipantes: Robert Lucas, Edward Prescott y James Mirlees (los tres PremioNobel en Economía), además de Orley Ashenfelter (Princeton University) yJacques Dreze (Universidad de Lovaina).

A la extrema derecha está sentado OrleyAshenfelter. A nivel mundial, la tasa de desempleo juvenil suele ser dos vecesla tasa de desempleo general, independientemente de la legislación laboral o dela estructura demográfica. España no es una excepción. Su problema no es eldesempleo juvenil (45%), sino la tasa general de desempleo (22%). Las ventajasde una legislación laboral más flexible van mucho más allá de la reducción deldéficit (la razón que predomina aquí). Su “legislación laboral ideal”:“Cualquiera puede botar a cualquiera, en cualquier monto, sin ningún tipo deexplicación”. Robert Lucas ha conseguido atravesar sus quince minutos depresentación sin decir nada relevante. Apenas me queda alguna referenciageneral al problema de riesgo moral que traen los seguros al desempleo y laspensiones por discapacidad. Edward Prescott ha resaltado que Europa Occidentales la región del mundo con el menor número de horas trabajadas por persona enedad de trabajar. Dentro de esa región, España está entre los últimos. ¿Por quélos canadienses, americanos, australianos, trabajan 30% más que los españoles?“Por los impuestos y por los estímulos al desempleo”. Prescott ha resaltado unaidea estándar en la teoría económica de la que nosotros hemos perdido el rastroen Venezuela: “La clave de la eficiencia está en estimular a los trabajadores amovilizarse desde donde estén hacia donde sean más productivos. La legislaciónlaboral debe hacer esto posible, no imposible”.

De lejos la mejor intervención de todasha sido la de James Mirlees. Nadie discute la necesidad de reformar lalegislación laboral española, es sólo que éste parece el momento menosapropiado: La flexibilidad hará más fácil la contratación y el despido, en unentorno recesivo el número de despidos será muy superior. Los responsables dela política económica siguen insistiendo en que necesitan replicar los efectosde una devaluación a través de una caída de salarios. Esto es una tontería,porque eso redistribuiría el desempleo, no creará nuevos puestos. Para James Mirlees,la solución pasa por algún tipo de política de expansión de demanda, peroacordar un paquete de la magnitud que haría una diferencia no luce posible. ¿Yentonces? Jacques Dreze, el único miembro del panel que pertenece a la UniónMonetaria Europea (UME), presentó una propuesta para compartir riesgos (risksharing): Todos los países de la UME emiten bonos por un tercio de su PIB yreciben ese mismo valor en PIB de las demás economías de UME (de formaproporcional). Este arreglo procura replicar la integración fiscal tannecesaria y tan poco factible por estos días. “Si no ocurre así, eventualmentela salida de la crisis será equivalente a la salida del euro”.

Disponible en:
http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/salir-...

Miguel Ángel Santos